Cuando la tecnología empieza a ganarle espacios a lo tradicional.

Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar  

El avance propuesto por la llegada del siglo XXI abarcó a todo tipo de sectores, situaciones y regiones, y por ende, la educación no podía quedar fuera de esto y prueba de lo dicho tiene que ver con la desaparición del cuaderno de comunicaciones y la libreta de clases a manos de un programa digitalizado que cambia el papel por lo intangible.

Lo que antiguamente las generaciones sufrían con las malas calificaciones en los boletines, anotaciones negativas en la libreta de clases o cuaderno de comunicaciones, hoy quedó en el pasado con la llegada de la tecnología. A dos décadas del inicio del nuevo siglo, cada vez más instituciones educativas de nuestro país se vuelcan a digitalizar sus procedimientos escolares y administrativos por medio de las plataformas que ofrece Colegium, una compañía que desarrolla sistemas para facilitar la labor educativa y optimizar la metodología de comunicación con las familias para ayudarlas a involucrarse en el aprendizaje de sus hijos.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios