El Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados de la Provincia decidió declarar sometido a juzgamiento al Dr. Nicolás Muse Chemes, suspendiéndolo provisionalmente en el cargo del que es titular. El proceso fue impulsado por un grupo de diputadas y diputados de Santa Fe, a raíz de los reiterados fallos sexistas y faltos de perspectiva de género del magistrado. (reconquista.com.ar)

El Órgano estuvo presidido por el presidente de la Corte Suprema, Dr. Rafael Gutiérrez e integrado por los demás ministros (Dr. Roberto Falistocco, Dr. Eduardo Spuler, Dr. Mario Luis Netri, Dr. Daniel Aníbal Erbetta y Dra. María Angélica Gastaldi), el senador provincial Armando Traferri, el diputado provincial Santiago Mascheroni y por los abogados María Antonia Beluccia y Héctor Herrero (representando a los Colegios de Abogados de la Segunda y la Quinta Circunscripción).

A principios de septiembre, el gobernador Miguel Lifschitz había rechazado la renuncia de Muse Chemes, maniobra a la que el magistrado del norte provincial había recurrido para evitar el jury de enjuiciamiento solicitado en su contra.

Entre los considerandos del decreto -que también llevaba la firma del Ministro de Justicia, Ricardo Silberstein- se expresa que “si se aceptase la renuncia, el proceso de enjuiciamiento que se le sigue al Dr. Muse Chemes podría quedar extinto”, por lo cual se rechaza “la renuncia al cargo de Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Penal de Sentencia en los Tribunales de Vera, presentada por el Dr. Nicolás Julio Muse Chemes, de conformidad a los argumentos expresados en el ‘considerando’ del presente”.

Así, el cuestionado juez quedó a un paso de ser sometido al jury, lo que se concretó este martes. El proceso fue impulsado por un grupo de diputadas y diputados de Santa Fe, a raíz de los reiterados fallos sexistas y faltos de perspectiva de género del magistrado. El más conocido es el denominado “Caso CER”, en el que Muse Chemes absolvió a un hombre acusado de abuso por sus propias hijas, haciendo caso omiso a las numerosas evidencias acumuladas en la causa. El caso fue llevado ante la ONU por organizaciones de mujeres, y el organismo internacional finalmente determinó que la víctima tenía razón y obligó al Estado provincial a resarcir a la víctima.

La diputada Alicia Gutiérrez, que impulsó el proceso judicial contra el juez el año pasado, con el acompañamiento de Luis Rubeo, Inés Bertero, Verónica Benas, Silvia Augsburger y Jorge Henn, manifestó por Aire de Santa Fe que la decisión “era lo que estábamos solicitando al gobernador los legisladores que presentamos el pedido de jury por la actuación del juez en diversas causas, no sólo en el caso CER, sino también en el caso de la empleada judicial Bibi Sánchez, que dirigía una red de prostitución de niños y adolescentes y fue absuelta de culpa y cargo por el magistrado”.

“En el caso CER, el Estado provincial tuvo que hacerse cargo de la indemnización de la víctima por los errores cometidos por un juez que incumple las leyes vigentes y no respeta los tratados internacionales”, precisó la diputada.

Además, recordó que “si se aceptaba la renuncia, Muse Chemes podía jubilarse e irse tranquilo a su casa a gozar de sus privilegios. Ahora va a tener que enfrentar el jury”, agregó.

Frases aberrantes
La denuncia contra el juez fue realizada en junio de 2017 ante la Corte Suprema de Justicia, y ratificada dentro de los plazos establecidos por ley especial ante el Magistrado Daniel Erbetta, en ese entonces presidente del máximo tribunal.

En el fallo de la absolución de Sánchez, Muse Chemes había utilizado la frase “no se puede corromper lo ya corrompido” para absolver a los acusados en un juicio por prostitución y corrupción de menores, delitos de los que habían sido víctimas niños y niñas de 12 y 13 años, que tenían antecedentes de haber sido abusados en su infancia.

Por ese y otros tantos fallos, en el escrito presentado los denunciantes afirmaban: “Como representantes del pueblo y siendo miembros integrantes de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, cuerpo legislativo que presta acuerdo para el nombramiento de jueces, es deber ostensible hacer conocer a la Suprema Corte de Justicia los hechos que evidencian la ignorancia manifiesta del Derecho y la carencia de aptitud esencial para el ejercicio de la función judicial demostrada reiteradamente por el juez Nicolás Muse Chemes“.

Compartir

Comentarios