Opinión de los concejales Emilio Adobato y Eduardo Paoletti.

El asentamiento informal que se localiza al oeste del actual límite de Barrio Virgen de Guadalupe alcanza a un número importante de familias que requieren regularizar la situación de dominio de la tierra.

Proveer una solución, toda vez que se trata de afincamientos en terrenos de particulares, no resulta ser una tarea sencilla, de igual manera los concejales Eduardo Paoletti y Emilio Adobato consideran que se requiere de una atención urgente para la provisión de medidas definitivas ya que las viviendas presentan un déficit en el acceso formal a los servicios básicos.

Cabe destacar que se trata de un condominio de dieciocho hectáreas y, existe por parte de sus actuales propietarios ánimo de buscar soluciones, debe el estado proveer de herramientas que permitan resolver el problema, de allí que la expropiación por causas de utilidad pública resulta ser el medio que el Concejo Municipal considera razonable aplicar. 

Las ocupaciones informales se transformaron en la forma de acceso de la población a la tierra. Esta se da mediante la compra de lotes y/o casas en lugares “clandestinos”, “piratas”, e “irregulares”. Resulta oportuno cuestionar si la planificación del crecimiento de la ciudad no debería estar ya prevista.

Compartir

Comentarios