En referencia al episodio del efectivo que mató al ladrón por defender a un turista yanqui, la ministra de Seguridad dijo que está cambiando la doctrina de que el “policía que disparaba iba preso".

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, reiteró el respaldo oficial al policía Luis Chocobar, quien mató a un delincuente que había apuñalado a un turista estadounidense en La Boca, y sostuvo que el gobierno de Cambiemos está modificando la "doctrina" que establecía que si un policía disparaba en un enfrentamiento, iba preso.
"Una mirada que tiene nuestro Gobierno que es que las fuerzas de seguridad no son, como durante muchos años fueron, las principales culpables a la hora de un enfrentamiento. Estamos cambiando esta doctrina, la doctrina de la culpabilidad hacia el policía, (ya que) el policía siempre era el culpable". dijo Bullrich.
En ese marco, la funcionaria indicó que el presidente Mauricio Macri -quien recibió al policía la semana pasada en Casa de Gobierno-, "lo que hace es avalar esta idea en la persona de Chocobar".
Bullrich subrayó que el policía bonaerense -quien fue procesado y se lo embargó por 400 mil pesos- actuó "de acuerdo a todos los protocolos" y explicó que durante su gestión "se homogeneizó (en esa dirección) el modelo policial en todo el país".
Asimismo la ministra aseguró que el Gobierno "está construyendo la doctrina de que el Estado es el que realiza las acciones para impedir el delito".
‘El principio es invertir la carga de la prueba que se había hecho doctrina según la cual policía que estaba en un enfrentamiento, policía que iba preso”, insistió la funcionaria.
Por eso, ratificó que el Gobierno "está cambiando esa doctrina” y lamentó que “haya jueces que no lo entienden", al tiempo que adelantó que "se cambiará el Código Penal y vamos a sacar la figura de legítima defensa para las fuerzas policiales, porque consideramos que solo cabe en ínfimos momentos".
Según Bullrich, la policía "en un enfrentamiento, aparecía como victimaria y esta doctrina lo que hace es frenarla, sacarla del lugar porque ningún policía va a enfrentar a un delincuente si sabe que eso es el fin de su carrera y de su familia".
"Ese es el fin de la idea de protección que tiene que tener la policía con la sociedad, ya que si el policía mira para otro lado al momento del acontecimiento ¿quién cuida a la gente?", se preguntó.
En el caso de Chocobar, quien el pasado 8 de diciembre defendió al turista Joe Wolek cuando dos delincuentes le querían robar una cámara en el barrio porteño de La Boca, Bullrich fundamentó su accionar en el hecho de que "estaba en la persecución de un delito que existía, (es decir) estaba ’in fragranti’".
Al respecto, dijo que en un caso como ese en el que "hay una situación con cuchillo, el policía no debe acercarse nunca a más de seis metros y es una doctrina conocida internacionalmente".
Consultada sobre el video difundido días atrás en el que se ve a Chocobar disparando contra el delincuente, Bullrich dijo que "estaba mal recortado y editado", y volvió a justificar el cambio hacia la nueva doctrina en base al nuevo "contexto" con el que se encuentran las fuerzas policiales.
"Nos enfrentamos contra delincuentes que disparan, que matan policías", reafirmó la ministra.
Las declaraciones de Bullrich fueron realizadas luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña - en declaraciones al canal de cable C5N- sostuviera que la reunión de Macri con Chobocar, el jueves pasado, "interpretó una demanda social de hace tiempo que es una discusión respecto de tener el beneficio de la duda respecto de las fuerzas policiales entendiendo que hay un desequilibrio en esa percepción".
Según Peña, el Gobierno "en ningún momento se plantea interferir en ninguna investigación judicial" sino que la idea que quiso transmitir Macri en la reunión con Chocobar "fue un mensaje de apoyo a un policía que cumpliendo sus funciones tuvo esta situación".
"No creemos en el gatillo fácil. No creemos en que las señales de respaldo a las fuerzas policiales equivalgan de ninguna manera a promover que no se cumpla con la ley y la normativa", reforzó Peña.
En ese plano, el jefe de Gabinete apuntó a la necesidad de "poder discutir el rol de las fuerzas de seguridad en democracia sin partir del pre-concepto de que un respaldo a la fuerza de seguridad es un respaldo al abuso o al autoritarismo".
"El embargo de 400 mil pesos a un policía raso y ponerlo en prisión cuando no había presunción de fuga, se cree que es excesivo, y esa es la lógica en la que se está trabajando", concluyó.

Compartir

Comentarios