José Daniel Olivo, con un surubí de 116 cm de largo y 58 cm de contorno fue el gran ganador del concurso. Con gran concurrencia de público, el Puerto vivió la gran fiesta de los pescadores.(Jose Odasso/ FM 96.1 Radio Diez)

Durante todo el fin de semana se vivió la gran fiesta de los pescadores tanto en el río como en el Puerto. Las 650 embarcaciones brillaron en la largada y en cada una de las instancias del Concurso.

Con un total de 150 piezas, el que se llevo el primer premio fue José Daniel Olivo, con un surubí de 116 cm de largo y 58 cm de contorno, integrante de la Peña Cuñataí Yuky de Reconquista. En segundo lugar,  Eric Veit, con un surubí de 106 cm de largo, 52 cm de contorno, de Paraná (Entre Ríos). Y en tercer lugar Daniel Colavitti,  con un surubí de 105 cm de largo, 53 cm de contorno, de la peña Surubí Kokito, de Rosario.

Durante el día se vivieron varias situaciones que no revistieron gravedad por el rápido accionar de los equipos de rescate.

“A pesar de los años que uno tiene en la comisión la adrenalina es mayor. La largada fue correcta, nadie movió ni intentó salir antes. El trabajo de fiscalización en el rio fue correcto, hubo varias lanchas que tuvieron desperfectos. Un chico que se cayó y rápidamente una lancha lo socorrió, y dos lanchas se tocaron en la largada” detalló Gustavo Suligoy de la Comisión Organizadora en el programa “Vía Libre” (FM 96.1 Radio Diez).

Inconvenientes en el Río:

  • La embarcación 331 en la zona del Gauchito Gil o de la salida del Zoto hacia abajo:  se soltó de su ancla, para ir a ver reeles, cuando vuelve una soga se enreda en la hélice, eso le hace dar una media vuelta e ir de poa hacia abajo. En ese momento llega otro pescador en una embarcación chica y se arrima para socorrer a los tripulantes que estaban en el agua. Ahí mismo se acerca otra lancha, mucho más grande que choca a la mas chica y la da vuelta campana. Los tripulantes Braida, Magnago y Troncoso no sufrieron lesiones.
  • Una lancha que venía del norte, cuando gira para el Puerto rompe la cremallera, traba el timón y le pego un coletazo que los tira a los tripulantes  al río. Como el timonel no tenía la llave para que la embarcación se apague, la lancha quedó en marcha, hizo unos 600 metros dando vuelta sola.Uno de los tripulantes tuvo un corte en el labio y otro en la pierna. 

Compartir

Comentarios